Señales problemas gastos
Finanzas Fáciles

Señales De Que Algo Va Mal Con Tus Gastos

Se supone que quieres vivir bien, sin estrés financiero, tener el control de tus gastos y dejar de preocuparte por el dinero. Pero a veces, te sientes atrapado en una situación que te hace pensar que hagas lo que hagas, nunca conseguirás salir de ahí, que nunca tendrás suficiente para vivir en paz con tus finanzas. Llevas tanto tiempo así que ya ni siquiera sabes qué es lo que puedes estar haciendo bien o mal. Veamos las señales que pueden darse de que algo va mal con tus gastos o tus finanzas.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ANALIZAR TU FORMA DE GASTAR?

En más de una ocasión habrás leído o escuchado que «no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita». ¡Se trata de una verdad como un templo! Y ¿ qué conclusión podemos sacar de esta afirmación? pues que si ganas un montón de dinero pero no controlas el gasto, al final siempre te encontrarás en una espiral de necesidades creadas que no te dejará vivir lo cómodamente que se supone que deberías.

Hoy en día es muy fácil gastar. Lo «difícil» es llevar una vida frugal lejos de todas las necesidades que se nos crean artificialmente. Cuando hablo de necesidades artificiales me refiero, por ejemplo, a tener los gadgets de última generación, tener el armario lleno de ropa para cada ocasión, un automóvil para cada miembro de la familia, una segunda vivienda para tus vacaciones y así un sinfín de cosas que creemos que necesitamos pero en realidad se tratan de meros caprichos.

SEÑALES DE QUE ALGO VA MAL CON TUS GASTOS

Existen una serie de señales que te pueden indicar que tienes un problema a la hora de gestionar tus gastos. Si las tienes en cuenta y haces algo por evitarlas, puedes empezar a tener una relación más sana con tu dinero y en consecuencia una vida más consciente y relajada.

1. Cuando te sientes culpable por algo, piensas en gastar.

Has tenido algún problema que te ha hecho sentir mal y automáticamente piensas que una forma de olvidarte del tema es irte a comprar. Los problemas no se solucionan gastando, sino afrontando el origen del mismo cara a cara.

2. Te cuesta mucho pasar un día sin gastar dinero.

No hay un solo día de tu vida que no gastes sin necesidad. Crees que siempre debes comprar algo, por económico que sea. Que un día sin haber adquirido algo es un día perdido. Te propongo que tengas días de «ayuno financiero» como un reto personal.

3. Piensas que los ratos libres son perfectos para poder gastar dinero.

Para pasarlo bien crees que hay que gastar dinero, si no todo es un aburrimiento. Ir de compras, salir a comer fuera todos los días de descanso, hacer actividades divertidas de pago… son tus mejores opciones en tus momentos de ocio.

Lectura recomendada: ALTERNATIVAS PARA TU TIEMPO LIBRE SIN GASTAR

4. Te da un subidón emocional cada vez que gastas.

Esta es una de las señales más peligrosas de problema con los gastos. Cuando dejarte el dinero en cualquier cosa que no necesitas te hace sentir bien y además lo haces continuadamente, tienes un problema. Estás sustituyendo una incapacidad de afrontar una situación determinada con el gasto.

5. Te pones límites al gasto que no puedes cumplir.

Cuando intuyes que debes hacer algo por controlar tu gasto, te pones metas que son difíciles de alcanzar y abandonas el intento a la primera. Hazte con un presupuesto, es la manera más fácil de cumplir objetivos de gasto.

Lectura recomendada: LA IMPORTANCIA DEL PRESUPUESTO

6. Nunca tienes tiempo de comparar precios.

Eres de los que te quedas con lo primero que encuentras. Crees que es una pérdida de tiempo buscar y comparar precios. Hay veces que las diferencias son tan importantes, que merece la pena hacerlo. Y si esa diferencia no existe, al menos te quedas tranquilo de que lo que estás pagando es lo que debes.

7. Confundes entre el precio y el valor de las cosas.

Son dos conceptos diferentes que en ocasiones se confunden. Muchas veces pagamos de más por la marca, por lo que está de moda, pero deberíamos tener más en cuenta las características del producto en si, su utilidad y el uso que pueda tener. Esto último es el valor de las cosas.

Señales gastos
Pinea para más tarde…

8. Nunca parece que tienes suficiente.

A pesar de tener de todo (o casi todo) lo que necesitas, para ti no es suficiente. Crees que tener de más es mejor y por lo tanto terminas gastando más.

9. Estás plenamente convencido de la relación gasto- bienestar.

Eres de los que creen que gastar dinero es sinónimo de bienestar. Todos queremos sentir esa sensación de estar bien, de sentirnos reconfortados pero gastar no tiene por qué ser la forma de conseguirlo. Es más, cuando no paras de gastar lo que estás consiguiendo es disfrazar algún tipo de inseguridad.

Lectura recomendada: LAS EMOCIONES Y SU VALOR EN TUS FINANZAS PERSONALES

10. Crees que las relaciones están basadas en el dinero.

Consideras que para relacionarte con los demás es necesario tener dinero, gastarlo y los demás te apreciarán más si eres de los que demuestras que tienes poderío económico. No te interesa lo que te puedan aportar emocionalmente las personas ( o lo que tú puedas aportarles), el gasto y lo que este representa es lo importante.

11. Presumes continuamente de lo que tienes.

Esto sucede cuando le das más importancia a lo material. La adquisición de cosas se convierte en un objetivo y claro, como es algo importante para ti, presumes de ello. La gente debe enterarse de lo que «has conseguido». Esto es una trampa.

señales gastos
Imagen de Capri23auto en Pixabay

¿CÓMO HACER FRENTE A LAS SEÑALES DE PROBLEMAS CON LOS GASTOS?

Si te has visto identificado en alguno de los puntos anteriores, intenta remediarlo. Es importante que entiendas que existen formas de pensar y actuar que perjudican a tu economía.

Ser conscientes de que hacemos cosas que nos llevan por el mal camino, es un primer paso. El segundo es cambiar la forma de proceder. Analiza la situación cada vez que vayas a gastar. Diferencia bien entre necesidad y capricho.

La forma en que gastamos dice mucho de nosotros. Si quieres estar tranquilo y tener unas finanzas controladas, examinar la forma en la que usamos nuestro dinero es fundamental. ¡Ponte a ello!

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Hola de nuevo. Me ha parecido muy interesante el artículo. Yo, afortunadamente, no me he visto reflejada en casi ninguno de los supuestos,quizás por haber tenido una educación austera o simplemente por mi carácter y forma de ser y pensar, pero sí he visto reflejadas a muchas personas que conozco. Pienso que es importante de vez en cuando reflexionar sobre estos asuntos. Un saludo

    • TusFinanzasFáciles

      Hola Lourdes, como indicas, la educación desde niños tiene un papel importantísimo en cómo manejaremos nuestras finanzas en el futuro. Para mí es fundamental, educar en la austeridad aunque se tengan recursos, es una opción que creo tiene importantes resultados, tu caso lo confirma! 😉 Un abrazo y gracias por tu comentario!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad