¿Qué es la liquidez en finanzas?
Finanzas Fáciles

¿Qué es la liquidez en finanzas?

¿Qué es la liquidez en finanzas personales? La liquidez es la capacidad de un activo en convertirse en dinero en efectivo. Por lo tanto hablamos de la capacidad (mayor o menor) que tiene una persona para responder ante sus obligaciones de pago a través de recursos propios.

Y ¿por qué debemos hablar de la liquidez? Bueno, digamos que la liquidez que puedas tener te puede salvar en situaciones difíciles, así que estamos tratando un tema vital para nuestras finanzas personales.

¿QUÉ TIENE EN CUENTA LA LIQUIDEZ FINANCIERA?

Como hemos dicho antes, la liquidez es la capacidad que tiene un producto para convertirse en dinero en efectivo, pero la liquidez tiene en cuenta dos puntos:

  • El tiempo que dura el proceso de conversión a dinero en efectivo.
  • Que a la hora de convertir ese producto no se produzca una pérdida de valor.

Te lo explico con un par de ejemplos:

1. El dinero en efectivo es el producto más líquido que existe. Es decir, es la liquidez pura y dura. Por lo tanto, si tenemos una cuenta de ahorros con una cantidad de dinero, por ejemplo, para cubrir nuestras emergencias, no requiere tiempo conseguir liquidez y además no perdemos dinero.

2. Si tenemos una vivienda que necesitáramos vender para hacer frente a alguna obligación financiera, tendríamos que venderla para tener liquidez y si tenemos prisa, seguramente lo haríamos a un precio inferior del que le correspondería. Perdiendo parte del valor del inmueble. La liquidez en este caso es baja ya que no reúne los requisitos arriba mencionados.

Conéctate a PINTEREST!

¿QUÉ PRODUCTOS SUPONEN LIQUIDEZ EN FINANZAS?

Ahora lo más seguro es que te preguntes si tienes liquidez. En general los activos más líquidos que existen son aquellos que se pueden convertir en dinero efectivo rápidamente.

El activo líquido por excelencia es el dinero en efectivo, es decir, los billetes y monedas que puedas poseer. Sin embargo, existen otros activos que puedan suponer liquidez para ti:

CUENTAS BANCARIAS, para que no te cueste dinero mantener tu liquidez, procura que sean libres de comisiones.

CUENTAS DE AHORRO, igual que antes, no pagues comisiones por ellas. Es dónde deberías tener tu fondo de emergencia.

FONDOS DE INVERSIÓN. Los fondos de inversión son productos financieros muy líquidos. De hecho puedes vender tus participaciones y en muy poco tiempo tendrás tu dinero en tu cuenta y sin pagar comisiones. Con Indexa Capital, por ejemplo, en una semana desde que solicitas el reembolso hasta que recibes el dinero en tu cuenta bancaria. Si recuperas tu dinero tendrás que pagar los impuestos correspondientes y que has estado ahorrándote mientras mantenías tu fondo.

ACCIONES QUE COTICEN EN BOLSA. Este tipo de producto es fácil de vender en caso de que necesites liquidez. Puedes comprar acciones por la mañana y venderlas antes de que acabe el día. Las transacciones se hacen en tiempo real por lo que puedes disponer de tu dinero rápidamente.

DEPÓSITOS A CORTO ( 1 mes- 1 año) Y MEDIO PLAZO (1 año-3 años). Los depósitos de este tipo te aportan facilidad para convertir tu dinero, pero existen ciertos plazos que hay que tener en cuenta, pues lo normal es que si retiras tu inversión antes de tiempo tengas que pagar una compensación a la entidad.

¿QUÉ PARTE DE MI PATRIMONIO DEBERÍA MANTENER LÍQUIDO?

Como siempre son opciones personales, habrá personas más conservadoras que prefieran tener la mayoría de su patrimonio en «estado líquido» y otros que piensen que invertir todo lo que tengan es más ventajoso.

Personalmente creo que hay que encontrar el equilibrio. Y te explico por qué:

Tener liquidez de tus finanzas personales es muy importante. Te permite poder hacer frente a imprevistos tales como a la pérdida de trabajo, problemas repentinos de salud o cualquier inconveniente que te pueda surgir. Todo ello sin tener que recurrir a créditos que más adelante te van a costar dinero.

Hay muchas economías domésticas y empresas que «se van directamente al garete» por no tener liquidez suficiente para afrontar las adversidades. Ten esto en cuenta. Debes intentar tener siempre una parte de tu patrimonio disponible para hacer frente a eventualidades.

Para conseguirlo, hazte con un fondo de emergencia de entre uno y dos años de gastos. Sé que te puede parecer mucho, pero se puede conseguir y cuando lo haces disfrutas de una seguridad y tranquilidad que merecen la pena el esfuerzo.

Lo que ocurre es que ya sabemos que el dinero parado, a la larga, puede perder valor y compensa invertir parte de él para, al menos, hacer frente a la inflación.

Por lo tanto, si eres capaz de ahorrar para tu fondo de emergencia, sería recomendable que lo que supere ese año o dos años de gastos, lo inviertas en activos que pueden ser menos líquidos pero que te puedan generar riqueza.

¿ES LO MISMO LA LIQUIDEZ QUE LA SOLVENCIA DE MIS FINANZAS?

No, no es lo mismo. Ambos conceptos están relacionados pero tienen sus diferencias.

La liquidez se refiere a la capacidad de pago a corto plazo mientras que la solvencia es la posibilidad de hacer frente a los compromisos de pago a largo plazo.

Si entiendes la diferencia, podrás hacer mejor gestión de tus finanzas personales.

El hecho de que no se tenga liquidez, no quiere decir que no se sea solvente. Me explico: puede que no tengas dinero en el banco pero sí un patrimonio que garantice y te pueda permitir acceder a préstamos.

Te pongo un ejemplo: si tienes 20.000€ pero ningún o escaso patrimonio, no eres solvente ante un préstamo de 200.000€. Tienes liquidez pero no solvencia. Por lo tanto hay que trabajar ambos conceptos para equilibrar tus finanzas.

Siendo solventes puedes responder con tu patrimonio como garantía sin necesidad de tener liquidez.

Teniendo liquidez, puedes hacer frente a tus gastos inesperados y salir indemne de situaciones indeseables.

Espero que te haya quedado clara la diferencia para que puedas trabajar en ello.

CONCLUSIÓN

Tener liquidez es fundamental para cualquiera, individuos o empresas, pero no es lo que determina la solvencia de tus finanzas.

Debes ser capaz de hacer frente a los pagos a corto y medio plazo, para ello tienes que contar con parte de tus activos que sean muy líquidos para no tener que vender tu patrimonio » al mejor postor».

Encontrar el equilibrio entre activos líquidos y menos líquidos es lo ideal para tener unas finanzas personales sanas y eficientes. Siéntate, coge papel y bolígrafo e investiga cuál es tu situación de liquidez. Empieza a trabajar en ello como parte importante de tu camino a la tranquilidad financiera. Cualquier duda no temas en comentarla!

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Hola Cristina, muy interesante, como siempre, tu artículo. Son conceptos que muchas veces escuchamos en los informativos y está bien que sepamos de lo que hablan. Un abrazo

    • TusFinanzasFáciles

      Gracias Lourdes! Me alegra que te haya parecido interesante. Liquidez y solvencia son dos términos que se pueden llegar a confundir, por eso es interesante saber distinguirlos. Nos ayudará así a planificar mejor nuestras finanzas. Es muy bueno tener tanto liquidez como solvencia, así que hay que poner el foco en ambas. Un abrazo y gracias por comentar!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad