mitos financieros
Finanzas Fáciles

MITOS FINANCIEROS y su perjuicio en nuestras FINANZAS

La definición de mito es: «Historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que tienen en realidad». Los mitos forman parte del sistema de creencias de los pueblos y se transmiten de generación a generación. Los podemos encontrar de todo tipo, también relativos a las Finanzas. Los mitos financieros pueden tener un perjuicio en tu economía personal, ya que si te los tomas en serio, puedes quedarte estancado y no avanzar.

Las creencias que podemos adquirir a lo largo de nuestras vidas pueden ser un empuje o una barrera para aprovechar oportunidades, depende de si están basadas en la realidad o en mitos. Por ello parece interesante tocar este tema. Vamos a ello…

MITOS FINANCIEROS Y SUS REALIDADES:

1# MITO: La educación financiera es difícil de adquirir. Se suele creer que para tener éxito en las finanzas debes tener una formación académica superior.

REALIDAD: Hoy en día cualquiera puede formarse financieramente. No hay que estudiar una carrera universitaria para saber llevar tus finanzas. Eso sí, debes leer mucho, ser curioso, aprender de los errores de los demás (y de los propios) y aplicar la lógica.

2# MITO: Las tarjetas de Crédito son una buena solución a momentos de emergencia.

REALIDAD: Usar las tarjetas de Crédito para emergencias significa que no estás controlando tu economía eficientemente. Esto, amigo, te puede traer serios problemas porque si tienes que acudir al crédito para pagar la comida o la reparación de un electrodoméstico, es que no estás llevando el control de tus gastos adecuadamente. Es evidente que esto es muy negativo porque las deudas de tarjeta de crédito suelen generar intereses bastante altos. Y ni te cuento si dejas de pagar alguna cuota…los intereses se disparan!

Para evitar acudir a este método de pago, ten un Fondo de Emergencia.

3# MITO: Todos las deudas son malas.

REALIDAD: Existen deudas buenas y deudas malas. Todo depende para qué las adquieres. Cuando solicitas un préstamo para obtener un flujo de dinero, como invertir en un negocio o en la compra de tu vivienda, hablamos de deudas `buenas´. Cuando nos endeudamos para el consumo de un bien, que no nos va a reportar ningún beneficio económico, hablamos de deudas `malas´. Varios ejemplos de deudas malas son: pedir un préstamo para irte de vacaciones, los descubiertos de cuentas para llegar a final de mes o comprarte un coche nuevo (pierden el valor en cuanto salen del concesionario, aquí puedes verlo).

4# MITO: Sólo los expertos y las personas ricas pueden invertir.

REALIDAD: Hoy en día, cualquiera que tenga algún ahorro puede y debe invertir. No me cansaré de repetir que hoy en día existe mucha información adaptada a hacer entender cómo funcionan los productos financieros. No tienes por qué tener grandes cantidades de dinero para hacerlas crecer, puedes empezar con cuantías modestas y ver cómo crecen.

Este es un artículo que puedes leer para empezar a instruirte sobre Inversiones Financieras.

5# MITO: Ahorrar hoy en día es imposible.

REALIDAD: El ahorro es posible aunque creas que ganes poco y, además, debería ser una prioridad en tus finanzas. Para ahorrar lo que tienes que hacer es organizar tus gastos, prescindir de lo innecesario y entender que sin ahorro no hay NADA.

Te puede interesar este artículo sobre los Presupuestos de Gastos.

6# MITO: Mientras más ingresos se tengan, menos problemas económicos tendremos.

REALIDAD: Tener más sueldo o remuneraciones altas no es sinónimo de bienestar económico. Todo depende de cómo manejemos nuestro dinero. Normalmente más ganamos, más gastamos en cosas que siempre hemos deseado tener, con lo que se accede a bienes de consumo que no nos aportan beneficio económico alguno. Al revés, sólo nos proporcionan una satisfacción momentánea y muchos gastos.

7# MITO: Tengo mucho tiempo por delante para pensar en la jubilación.

REALIDAD: El tiempo pasa rápido y antes empieces, mejor vivirás cuando te retires. Es muy importante planificar y cuando lo haces con tiempo, tienes la posibilidad de probar diferentes estrategias que te facilitarán tu objetivo.

Aquí te explico más extensamente sobre ello.

8# MITO: Los seguros son un gasto innecesario.

REALIDAD: Los seguros te ayudan en tiempos difíciles y lo que inviertes en ellos tiene un retorno muy superior en el caso de que se produzca la circunstancia asegurada. Y déjame decirte que las cosas malas pasan. Es importante ser previsor y tener las espaldas cubiertas. Toma los seguros como una inversión, no como un gasto incómodo.

¿POR QUÉ NOS PERJUDICAN ESTAS CREENCIAS?

Cuando tenemos una creencia errónea actuamos, en consecuencia, desacertadamente. Creemos que lo que hacemos está justificado por lo que hemos escuchado o lo que nos han enseñado desde pequeños y caemos en situaciones que nos pueden afectar económicamente. Te pongo varios ejemplos de cómo nos afectan directamente los mitos financieros:

Ejemplo 1: Muchos piensan que hay que vivir al día. Que sólo se vive una vez y que la vida hay que disfrutarla al máximo. Totalmente de acuerdo con la afirmación de que hay que disfrutar de la vida, pero no hasta el extremo de VIVIR AL DÍA (véase mito #5) ¿Por qué? Creo que sabes la respuesta…si no eres previsor, cuando te vengan los tiempos malos, vas a pasarlo mal. No tendrás dinero para salir, comprar ropa y en los casos extremos no podrás pagar ni tu casa. Así de crudo pero así de real.

Ejemplo 2: Cuando tenemos unos ahorros, podemos pensar que es mejor no tocarlos, dejarlos ahí en la cuenta del banco y utilizarlos cuando lo necesitemos. Si estos ahorros superan varios meses de tus gastos, deberías destinar parte a algún tipo de inversión porque las cuentas de ahorro no generan beneficios para el ahorrador. Si te sientes identificado con el mito #4 y tienes miedo a invertir o simplemente piensas que no estás capacitado para hacerlo, tu dinero se va a devaluar y, en definitiva, perderás la oportunidad de sacarle provecho.

Ejemplo 3: Cuando decides comprar un coche nuevo, lo haces porque piensas que, a la larga, es más barato porque no te dará problemas de mecánica y además , por qué no decirlo, a casi todo el mundo le gusta mostrar que posee un último modelo… Pues bien, cuando compras un coche nuevo, solo con el hecho de ponerlo en la calle estás perdiendo un porcentaje de su valor ¿te parece eso una buena inversión?. Al final en muy pocos años tienes un automóvil «pasado de moda», cuyo valor se ha devaluado tremendamente y tú pagando una deuda por algo que realmente no vale lo que estás pagando. Recomiendo los coches de segunda mano y pocos kilómetros. Tienes la garantía de su funcionamiento y pagas un precio más razonable por ellos.

CONCLUSIÓN: Si te sientes identificado con algunos de estos mitos financieros, te recomiendo que le des una oportunidad a cambiar tu patrón de pensamiento. Tus Finanzas Personales te lo van a agradecer, empieza por cambios pequeños y poco a poco verás como las cosas cambian a mejor.

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Estoy totalmente de acuerdo con este artículo y hacer solamente una salvedad, una cosa es “vivir el día”, que no tiene por qué ser necesariamente caro, y otra muy distinta es “vivir al día “ que es un absoluto desastre y siempre sale caro

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Cristina Molina.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Raiola Networks SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad