Las categorías que tu fondo de emergencia necesita
Finanzas Fáciles

Las categorías que tu fondo de emergencia necesita

Si ya realizas presupuestos habitualmente, seguro que eres capaz de crear secciones que se corresponden con los gastos habituales. Pero ¿Cómo lo haces con los imprevistos? ¿Sabes que deberías utilizar categorías para hacer tu fondo de emergencia?

No quiero extenderme sobre lo importante que es tener un remanente de dinero que nos ayude a afrontar situaciones imprevistas. Sobre ello puedes leer más detenidamente AQUÍ.

En esta ocasión mi intención es explicarte cómo deberías organizar en categorías ese dinero que formará parte de tu fondo de emergencia.

Cuando sabes a dónde va ir destinado ese dinero que pretendes ahorrar, te resultará más fácil guardarlo. Se trata de saber qué es lo que estás haciendo y por qué.

El fondo de emergencia no es otra cosa que el dinero que ahorramos con la finalidad de poder hacer frente a ciertos gastos que pueden producirse más adelante y de forma inesperada.

A veces conocemos qué gastos vamos a tener que soportar, otras no.

En el primer caso, cuando sabemos qué nos va a venir, normalmente lo incluimos en nuestro presupuesto mensual. Es lo que deberíamos hacer. Pero cuando hablamos de imprevistos en la práctica, la cosa es diferente.

Muchos simplemente ahorran una cierta cantidad de dinero y es como si lo metieran en un saco que abren cuando necesitan cubrir el gasto inesperado. Esto lo he hecho yo también, pero encontré una forma más eficiente de hacer mi propio fondo. Te la voy a contar.

¿POR QUÉ AHORRAR POR CATEGORÍAS PARA TU FONDO DE EMERGENCIA?

Uno de los consejos mejores para poder ahorrar es tener un objetivo para ello. Cuando te centras en una finalidad para tu dinero, resulta infinitamente más fácil apartarlo o guardarlo.

Tienes un motivo concreto para ahorrar y diriges tus esfuerzos a ello.

Si empiezas a crear tu fondo de emergencia en base a las categorías de imprevistos que te pudieran surgir:

  • Serás más constante en tus aportaciones.
  • Repondrás si antes has necesitado el dinero.
  • No lo utilizarás para otras cosas que no sean emergencias verdaderas.

Esto no significa que no se pueda crear un fondo de emergencia sin categorizar, solo digo que es más fácil y efectivo hacerlo de esta forma.

¿CÓMO PUEDO SABER LAS CATEGORÍAS DE MI FONDO DE EMERGENCIA?

Las partes en las que puedes dividir tu fondo dependen fundamentalmente de cómo vives. Me explico:

Una familia no tiene las mismas necesidades o gastos que cubrir que una persona soltera. Alguien que lleva una vida frugal tampoco va a necesitar lo mismo que otra que tenga un nivel de vida alto.

Esto quiere decir que debes analizar bien:

  • Cómo, qué y cuánto consumes en general: el nivel de consumo que tienes.
  • Si tienes algún problema de salud que te pueda impedir trabajar cada cierto tiempo.
  • Si tienes personas a tu cargo: hijos, padres a los que ayudar…
  • La estabilidad de tus ingresos: trabajo estable (o no), rentas que puedas percibir…
  • Tus obligaciones de pago: préstamos personales, hipotecas…

Si estudias estos puntos, seguro que empezarás a sacar poco a poco los imprevistos que te podrían surgir y que te gustaría poder pagar en caso de que se produzcan.

Por ejemplo, si tienes coche, deberías tener en cuenta posibles averías. Si tienes hijos tendrás que pensar que en un momento dado puedan necesitar alguna ayuda en un momento determinado, se me ocurre un arreglo de la bicicleta o que pierdan el abrigo y tengas que comprarles otro…

La estabilidad en tu trabajo cuenta un papel muy importante también. Si tienes un contrato temporal o simplemente tu puesto de trabajo corre peligro, debes pensar en cómo cubrir tus imprevistos y salir adelante cuando ya no trabajes.

Si eres propietario de una vivienda, tendrás que pensar en posibles futuras derramas o arreglos a los que tendrás que hacer frente.

CATEGORÍAS QUE TU FONDO DE EMERGENCIA NECESITA

Ahora sí vamos a ver ejemplos concretos de categorías para tu fondo de emergencia:

  1. Hogar: tener ciertas mensualidades de hipotecas o alquiler ahorradas y un remanente para reparaciones.
  2. Transporte: ahorrar para posibles averías de tu automóvil, la bicicleta, la moto…
  3. Personas que dependan de ti: tener siempre un dinero para cubrir las necesidades inmediatas de tu familia.
  4. Posible pérdida de ingresos: esto casi se merece capítulo aparte. Deberías hacer un cálculo de tus gastos mensuales y ahorrar 6 veces esa cantidad. Es un dinero que te vendría genial si perdieras tus ingresos. Aquí tendrías que incluir las cuotas de los préstamos que pudieras tener pero no las de la hipoteca o alquiler ya que las tienes en la categoría del hogar (punto 1).
  5. Misceláneos: incluir una partida para imprevistos no incluidos anteriormente. No tiene que ser mucha cantidad, pero te ayudará a pagar imprevistos en los que no habías pensado.

Una vez tengas todo calculado, lo que vayas ahorrando para tu fondo de emergencia lo vas distribuyendo proporcionalmente en porcentajes. Por ejemplo:

Las categorías de «hogar» y «posibles pérdidas de ingresos» deben tener una aportación mayor, ya que hablamos de cubrir imprevistos más costosos.

Aquí me gustaría aclarar que los gastos que sabemos que se van a producir no son imprevistos. Las vacaciones, los seguros, material escolar, etc no deberían formar parte de tu fondo de emergencia, sino de tu presupuesto mensual.

REPARTIR EL DINERO

Yo dividiría 100% entre 5 quedándome un 20% por categoría, como necesito más dinero para los puntos 1 y 4 destinaría un 65% de la cantidad ahorrada a ellas y el resto ( 35%) a los otros tres.

Quedaría algo así:

Hogar: 32,5%

Posible pérdida de ingresos: 32,5%

Transporte: 10%

Personas que dependan de ti: 15%

Misceláneos: 10%

Si podemos ahorrar para este fin, por ejemplo, 150€ mensuales, la distribución es la siguiente:

A priori te puede parecer poco dinero pero ahorrando mes a mes (150€ es sólo un ejemplo), vas a conseguir un fondo de emergencias que te va a sacar de apuros cuando lo necesites. Además te ayudará a sentirte más tranquilo.

No te preocupes si no lo has hecho antes. Siempre es buen momento para empezar tu fondo de emergencia.

Tienes también dos formas de guardar el dinero:

  • Directamente en el banco mediante transferencia. En este caso puede que tu banco te permita crear huchas virtuales para cada una de tus categorías. Puedes usarlas y repartir el dinero en cada una de ellas.
  • En efectivo. En este caso puedes coger un sobre para cada categoría de tu fondo de emergencia y roturarlo. Simplemente introduce la cantidad correspondiente en cada uno de ellos.

Te recomiendo la primera opción, ya que tu dinero estará menos accesible y lejos de tentaciones que arruinen tu plan.

Espero que este consejo te oriente y te ayude a conseguir un fondo de emergencia que te permita respirar tranquilo.

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Hola Cristina,

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en la necesidad de crear un fondo de emergencia, que tal como planteas, con la aportación de una pequeña cantidad mensual se puede conseguir un fondo importante y ,creo, que no hay cosa más preocupante que necesitar una cantidad de dinero para solventar una urgencia y no tener a dónde acudir. A veces es lo que conduce a acudir a esas empresas de préstamos «fáciles » que abusan con intereses desproporcionados y hacen que se esté endeudados de por vida y cada vez más. Un saludo

    • TusFinanzasFáciles

      Hola Lourdes! Cuanta razón llevas! Estos préstamos fáciles o rápidos, son una salida que nos puede salir cara, muy cara. Si al final te tienes que «apretar el cinturón», mejor hacerlo por anticipado y a menor coste. Gracias por tu opinión, un abrazo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad