errores comunes con el dinero
Finanzas Fáciles

Errores comunes con el dinero que cometen las personas

Existe una serie de errores comunes con el dinero que no permiten tener una buena prospección de futuro. Es más, en muchas ocasiones, estos errores pueden llevar a un estancamiento que dure años y en el peor de los casos toda una vida. Es importante analizar lo que podemos hacer mal a la hora de administrar nuestro dinero y poner los medios para revertir ese mal manejo.

No solo vamos a ver los errores sino también cómo solucionarlos. Así que si crees que no haces lo suficiente por gestionar bien tu dinero, sigue leyendo porque veremos cómo mejorar nuestra actitud y avanzar hacia una situación financiera mejor.

Es cierto que la vida está muy cara y la media de los sueldos suele ser baja para cubrir incluso los gastos mínimos, pero también lo es que recibimos, en general, poca educación financiera. Nos lanzamos al mundo laboral y, sobre todo los primeros años, no nos paramos a pensar en cómo administrar de forma ventajosa nuestro dinero. Lo peor de todo es que solemos pensar que tenemos todo el tiempo del mundo para revertir estos errores comunes con el dinero, sin pensar que el tiempo perdido no lo recuperaremos jamás.

errores comunes con el dinero
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

ERRORES COMUNES CON EL DINERO Y SUS SOLUCIONES

1# Gastar más o igual que lo que ingresas.

Esto significa que no ajustas tu forma de vida a tus ingresos. Con esto lo que consigues es entrar en una dinámica de intranquilidad constante pues, en el momento en que tus ingresos se vean reducidos por cualquier motivo, no vas a ser capaz de enfrentarte a tus gastos.

Solución: Si tus ingresos no son muy altos, busca la forma de aumentarlos. Ingresos extras o cambiar a un trabajo que tenga mejor remuneración. Recuerda que tu tiempo también vale dinero. Ahora bien, si tus ingresos son buenos y gastas más de lo que ganas, tienes que analizar bien tus gastos y priorizar lo estrictamente necesario frente a lo superfluo.

2# Compras compulsivas.

Las compras compulsivas suelen ser la respuesta a algún malestar emocional que sentimos. Si nos sentimos tristes, pensamos que con gastar algo de dinero, vamos a sentirnos mejor. Y es verdad que nos da una cierta sensación de recompensa, pero sabemos que es efímera y además inútil.

Solución: cuando emocionalmente te sientas mal, piensa en otro tipo de recompensas. Prepárate una cena especial en casa, llama a algún amigo y habla con él, haz ejercicio, sal a pasear… Seguro que encuentras maneras de sentirte mejor sin tener que gastarte una pequeña fortuna.

Te puede interesar este artículo sobre «Cómo afectan las emociones a tus finanzas personales».

3# Gastar más cuando ganamos más.

Con el paso de los años se suele ir aumentando los ingresos y con ellos los gastos. Tendemos a pensar que si somos capaces de generar más dinero ¿por qué no disfrutarlo? y así seguimos en esa rueda como pequeños ratoncillos que no paran nunca de dar vueltas sin llegar a una meta. Da igual lo que ganemos que nunca tendremos suficiente…

Solución: si tus ingresos se ven incrementados, organízate, mantén tu estilo de vida y aprovecha ese extra para ahorrar o invertir. Compra tu seguridad en vez de dilapidarla.

4# Subestimar el valor del dinero.

El dinero es esencial para vivir. Nos hace falta, creo que en ese aspecto ninguno tenemos dudas. Pero en ocasiones podemos llegar a pensar que el dinero no es lo más importante de la vida y que por ello nos podemos permitir malgastarlo.

Solución: calcula lo que ganas por una hora de trabajo cada vez que quieras hacer un gasto innecesario, verás como te será mucho más fácil retraerte y ahorrar ese dinero. Si ganas unos 10€ la hora y estás pensando en comprar una chaqueta que vale 75€ ¿estás dispuesto a sacrificar más de 7 horas de trabajo por una prenda que no necesitas?

5# Subestimar la acción de ahorrar.

Un tercio de las familias españolas no puede hacer frente a imprevistos valorados en 700€ ( fuente). Algunos motivos pueden ser rentas demasiado bajas o simplemente poca educación financiera. No tener ahorros es un riesgo muy grande que muchos no tienen en cuenta. Se prioriza el gasto frente a la acción de reservar parte de los ingresos.

Solución: hay que tratar de ahorrar siempre algo. Incluso las pequeñas cantidades ayudan a crear un hábito que, cuando llegue el momento en el que puedas ingresar más, te ayudará a crear un colchón que te aporte seguridad y tranquilidad. Tener un dinero para imprevistos te ayuda a no contraer deudas.

Te dejo un par de post sobre el ahorro que te pueden interesar: «Métodos de ahorro que funcionan» y «La importancia de tener un Fondo de Emergencia».

6# Dar importancia a las apariencias.

Es muy típico pensar que más muestres al exterior tu «poderío económico», mejor serás valorado socialmente. Cuando piensas así, debes cumplir unas expectativas que, en ocasiones, se pueden convertir en un calvario. Vives para los demás antes que para ti. Tener mejor coche que el de tu vecino, vacaciones de lujo, el teléfono de última generación, la ropa de marca y un largo etcétera de gastos a los que te expones voluntariamente sólo por llegar a sentirte «mejor que la persona de al lado».

Solución: piensa más en lo que a ti te conviene, en lo que te hace bien y no en lo que los demás puedan pensar de ti. Soy de la opinión de que menos sepan los demás lo que posees, mejores relaciones sociales estableces, porque se prioriza más la relación personal que la material. Si alguien quiere estar contigo será por lo que eres y no por lo que tienes.

7# No analizar tus finanzas.

Cuando nos ajustamos solo a ganar dinero y a gastarlo sin tener un estudio previo de nuestra economía personal o familiar, no atendemos a ciertas circunstancias que nos pueden hacer mejorar nuestra situación. Sin contar que alcanzar ciertas metas financieras se nos puede convertir más en una quimera que en una realidad. Conocer bien tus gastos, hacer un plan financiero, encontrar la mejor forma de ahorrar, saber si tienes que aumentar tus ingresos, etc, forma parte de un análisis que todos debemos realizar para controlar nuestro dinero.

Solución: siéntate, coge un boli y papel y empieza tu estudio. Analiza tus gastos y compáralos con tus ingresos, comprueba tus ahorros y tus deudas, planes futuros que impliquen gastos… Tienes que hacer esto para conocer en qué situación te encuentras y saber cómo mejorarla si es el caso.

Aquí tienes varios artículos que te pueden inspirar para empezar a analizar tu situación financiera: «¿Ahorrar o invertir?», «Cómo calcular tu patrimonio neto», «Crea tu plan financiero»

CONCLUSIÓN

Conocer los errores comunes con el dinero nos da el poder de no cometerlos. Esa es nuestra elección, saber lo que va mal para nuestras finanzas y no seguir esa senda. Evidentemente existen muchas más acciones que pueden hacer que no estemos gestionando bien nuestros ingresos, pero las finanzas personales tienen mucho de sentido común. Aplícalo y verás como encontrarás mejoría.

Ve paso por paso a través de los 7 errores arriba mencionados y comprueba si cometes alguno de ellos. Pon solución si fuera el caso y avanza un poco más hacia la vida que deseas.

Si quieres la guía gratuita para controlar tus finanzas de una vez por todas accede AQUÍ y descárgatela de inmediato.

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Como siempre muy interesante el artículo. Me parece que de los errores que planteas el más frecuente, según creo, es el dar importancia a las apariencias pues en la sociedad que vivimos de redes sociales en las que la mayoría de las personas plasman sus vidas en las mismas, parece que si no presentas una imagen «feliz » de muchas compras, salidas los fines de semana, fiestas….no tienes nada que hacer, lo cual frustra a muchas personas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad