Vida Intencional
Finanzas Fáciles

El Comienzo De Una Vida Intencional

Momentos llenos de intención, espacios de tiempo dónde logramos ser conscientes de lo que vemos, oímos y sentimos. El comienzo de una vida intencional es un objetivo para todos aquellos que queremos una vida diferente, con más sentido, lejos de las prisas y de vivencias insulsas.

El problema que tenemos hoy en día es que todo parece estar programado. Parece que debemos seguir una serie de reglas establecidas para no quedarnos apartados.

Normalmente te das cuenta de ello con el paso de los años, cuando eres capaz de diferenciar entre lo que tú quieres y lo que los demás esperan de ti. Hay otras personas que tienen esa capacidad innata de prestar atención en todo lo que hacen.

«La vida intencional es el arte de hacer nuestras propias elecciones antes de que las elecciones de los demás nos hagan a nosotros»

Richie Norton

Esto suele ocurrir también cuando sentimos dolor, incertidumbre y nos vemos en la obligación de encontrar opciones a lo que hasta ahora venimos experimentando. Empiezas a cuestionar casi todo lo que te rodea e incluso lo que sientes. Sabes que tienes que hacer algo…

Una vida intencional ayuda a lograr los cambios que estás buscando. Cuando consigues concentrarte en tus vivencias, todo es más fácil porque centras tus esfuerzos en lo que te interesa y te hace bien.

Estamos educados para conseguir satisfacción inmediata y todo lo que lleve su tiempo o sea diferente a lo que esperamos se convierte en un gran problema para nosotros. No somos pacientes y no disfrutamos de lo que somos o tenemos.

Por suerte he tenido tiempo de recapacitar sobre ello últimamente. De ahí escribir sobre el tema. Te preguntarás ¿Y esto? ¿qué tiene que ver con las finanzas personales? Pues tiene que ver y mucho.

Cuando vives intencionalmente enfocas tus esfuerzos , con mejores resultados, en conseguir tus objetivos. Además al ser consciente de todo lo que te rodea, aprecias más y descubres lo que tiene más valor en tu vida, que normalmente no es lo material.

Si tu objetivo es mejorar y controlar tus finanzas personales, el tener una vida intencional va a facilitarte el camino. Si te dejas llevar por lo socialmente establecido, puede que se te compliquen las cosas.

Contenido relacionado: RELACIÓN ENTRE FINANZAS Y EMOCIONES, CÓMO DEJAR DE PREOCUPARTE POR TU FUTURO.

¿CÓMO COMENZAR UNA VIDA INTENCIONAL?

Tenemos que aprender a concentrarnos. Si te fijas, la mayoría de las cosas las hacemos de forma automática, incluso lo que sentimos, en muchas ocasiones, parece estar programado por nuestra mente.

Nuestra mente no es nuestra dueña, somos nosotros los que debemos dominarla. Pero en la mayoría de las ocasiones tenemos un piloto automático en la cabeza que no nos deja dirigir nuestros pensamientos. Son ellos los que nos someten.

Poner intención y atención a cada cosa que hacemos o sentimos, nos va a ayudar a ocuparnos realmente de lo que nos traigamos entre manos. Además conseguiremos dominar nuestros pensamientos ya que estaremos centrados realmente en conseguir nuestro objetivo.

Por ejemplo, no prepares de forma automática un café por las mañanas. Céntrate en abrir el bote, percibir el aroma, poner cuchara a cuchara el polvo en la cafetera… durante ese tiempo disfruta del momento, vas a percibir los olores y sobre todo no estarás pensando en otras cosas. Estarás prestando atención a lo que estás haciendo, estarás siendo intencional y preparando un café delicioso.

Empieza centrando tu ATENCIÓN en todo lo que hagas.

Debes entrenarte, no es algo que se consiga de la noche a la mañana y más, cuando estás acostumbrado a dejarte llevar por las preocupaciones o pensamientos recurrentes. Desde preparar un café a darte una ducha o ir a caminar, todo puede ser una excusa para poner en práctica tu concentración.

Analiza, por ejemplo, cuando te levantes mañana y estás en la ducha, ¿estás siendo consciente de cómo cae el agua sobre tus hombros? o de lo contrario, ¿centras tu atención en todo lo que te queda por hacer durante el día? O la próxima vez que te reúnas con tus amigos ¿estás pendiente de la conversación que mantenéis o estás pensando en los problemas propios?

Podría seguir pero seguro que entiendes a dónde quiero llegar. Debes estar en el presente, en lo que te está ocurriendo en ese mismo instante. La mayoría de las veces nos dejamos llevar por pensamientos que nos arruinan el momento y no nos permiten estar concentrados en lo que debemos.

Normalmente esto no ocurre ¿sabes cuándo? cuando hacemos cosas que nos encantan o con las que disfrutamos. Así que yo diría que es esencial encontrarle el lado bueno, el lado interesante a nuestras obligaciones. Ponerle «más ganas» nos va a ayudar a concentrarnos y prestar atención plena a lo que hacemos.

CÓMO PRACTICAR LA ATENCIÓN PLENA

Te voy a proponer algunas acciones que puedes llevar a cabo en tu día a día y que te pueden ayudar a tomar consciencia de las actividades y comportamientos cotidianos. Una vez que los practicas una y otra vez (tienes mil oportunidades para hacerlo) notarás como tu calidad de vida mejora y empezarás a percibir lo que te rodea de otra forma. En mi caso me ayuda a sentirme mejor y a organizarme eficientemente, espero que para ti sea lo mismo ☺:

POR LAS MAÑANAS:

Céntrate en cómo te enjabonas en la ducha y cómo cae el agua sobre tu piel.

Cuando te laves los dientes, observa los movimientos que haces con el cepillo, cómo masajeas tus encías y repasas cada uno de tus dientes.

En el desayuno intenta saborear cada bocado y cada sorbo de café. Presta atención a la textura y olores de lo que estás ingiriendo.

DURANTE EL DÍA:

De camino al trabajo o cuando salgas a la calle, observa con atención a las personas que están junto a ti, también a los movimientos de tu cuerpo.

Si te encuentras con algún problema, piensa si puedes resolverlo, pero no te alteres a la primera de cambio. Párate y piensa en el origen, no te enfades. Déjalo pasar si no depende de ti. Nuestra actitud cambia las cosas.

Cuando mantengas una conversación con alguien está atento y cuando percibas que te evades, vuelve a mantener el interés. Es muy importante ser conscientes del momento en que perdemos la atención para poder recuperarla.

Si tienes que ir al súper, tómate tu tiempo en los pasillos, lee las etiquetas, fíjate en los productos que están expuestos, en sus formatos y características.

AL FINAL DEL DÍA:

Cuando prepares la cena pon atención a la transformación de los alimentos en el plato que vas a cocinar, en el paso a paso de la receta que estás elaborando.

Si decides leer un rato, céntrate en la textura de las hojas de tu libro y cómo interpretas las palabras ahí escritas. Sé consciente del sentido de los términos y las expresiones de lo que estás leyendo.

Si te gustan las plantas y las riegas por la noches, fíjate en cómo cae el agua sobre ellas, toca las hojas, obsérvalas. Percibe el olor a tierra mojada.

Cuando te acuestes disfruta del roce de las sábanas, de la tranquilidad que te aporta tu cama, la temperatura en el ambiente e intenta dejar las preocupaciones fuera, ya que este es un momento crítico dónde suelen surgirnos miles de pensamientos «indeseados».

Estos son algunos ejemplos pero el día está lleno de oportunidades para poner en práctica nuestra atención plena. Seguro que tú las encuentras.

CONCLUSIÓN FINAL:

En general intenta ser consciente de tu falta de concentración y volver a lo que estás haciendo en ese mismo instante. Ser consciente del momento en el que nos distraemos ( aunque ocurra un millón de veces a lo largo del día) nos ayuda muchísimo porque terminamos educando a nuestra mente a centrarnos en el presente.

Llevando una vida intencional evitaremos que nuestros pensamientos nos dominen, seremos nosotros los que los dirijamos en un sentido u en otro.

Poco a poco iremos consiguiéndolo y mejorando. Con ello lograremos llegar más fácilmente a nuestros objetivos, sean de la índole que sean. Por ejemplo, te resultará más fácil organizarte con tus finanzas, ahorrar y prosperar porque estarás centrado en ello ( si es lo que quieres) y no te dejarás llevar por otras personas, cosas o situaciones que te alejen de tu finalidad.

Por último me gustaría recomendarte un par de canales de YouTube que personalmente sigo y que me ayudan con la dispersión que a veces me visita. Son muy inspiradores así que te invito a que les eches un vistazo. Se trata de TheCottageFairy y Haegreendal. Merecen la pena.

Un abrazo!

Un comentario

  • Lourdes

    Hola de nuevo, suscribo todo lo que planteas en este artículo, creo que es importantísimo disfrutar de las pequeñas cosas para lo cual tienes que estar muy pendiente de todo aquello que realices y sientas a lo largo del día. Un saludo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad