Cuenta corriente y de ahorro: diferencias
Finanzas Fáciles

Cuenta corriente y de ahorro: las diferencias

Hoy en día trabajar con los bancos es inevitable. Nos gusten más o menos, son necesarios para realizar multitud de acciones a lo largo de nuestras vidas. Nos ofrecen muchos servicios y mejor tener claro como funcionan, así que en esta ocasión, vamos a ver las diferencias entre una cuenta corriente y una de ahorro.

Las cuentas bancarias son el primer producto que te ofrecen lo bancos. Son muy útiles para tu organización financiera pero debes conocer muy bien sus características y las condiciones. Así no te llevarás sorpresas y les sacarás el mayor beneficio posible. Este tipo de productos, que pueden servirte de mucho, no deben arruinar tus finanzas porque tú desconozcas cómo funcionan o lo que tu banco te pide a cambio…

Conocer las diferencias entre una cuenta corriente y otra de ahorro te va a ayudar a maximizar el rendimiento de tu dinero. Vamos a ello…

DEFINICIÓN DE CUENTA CORRIENTE

Una cuenta corriente es aquella en la que depositas tu dinero y teniendo fácil acceso a él mediante tarjetas, cheques, transferencias o gestiones en mostrador. No da comisiones y suele ser el primer tipo de cuenta que abres con tu entidad financiera. Son muy útiles para tus gestiones del día a día: pagos de recibos domiciliados, cobro de tu nómina, transferencias que debas realizar a otras cuentas…

Por lo tanto es una herramienta para la gestión de efectivo muy conveniente. Pero debes prestar MUCHA atención a las posibles comisiones que tu banco te pueda cobrar: mantenimiento, tarjetas de débito, transferencias, domiciliación de recibos….

Una buena cuenta corriente es la que no te hace pagar comisiones.

Lectura relacionada: DIFERENCIAS ENTRE TARJETAS DE DÉBITO Y DE CRÉDITO.

DEFINICIÓN DE CUENTA DE AHORRO

Una cuenta de ahorro está pensada para mantener tu dinero en el banco a un plazo más largo a cambio de ciertos intereses. No está pensada para realizar transacciones diarias y mantienen tu dinero «a salvo» ya que los intereses que generan suelen estar pactados de antemano. No suele tener asociadas tarjetas bancarias.

Una buena cuenta de ahorro es la que te genera intereses competitivos.

Señalar que los dos tipos de cuentas están protegidas por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta 100.000€ por persona y cuenta.

DIFERENCIAS ENTRE CUENTA CORRIENTE Y CUENTA DE AHORRO

  1. CUENTA CORRIENTE.
  • Son una herramienta de gestión de tu efectivo.
  • Suele ser necesario domiciliar una nómina, pensión u otro tipo de ingreso mensual.
  • Suponen liquidez, es decir, tienes acceso inmediato y fácil al dinero que allí tienes depositado.
  • Tienen asociados otro tipo de productos bancarios como tarjetas de débito o crédito, talonarios…
  • Tienes la capacidad de realizar movimientos ilimitados con tu dinero: domiciliación de recibos, transferencias, etc.
  • No tienen comisiones de apertura pero pueden tener aparejadas otras comisiones: de mantenimiento, por tarjetas, por transferencias… Recuerda que siempre debes estudiarlas para que no supongan un descalabro en tus finanzas.
  • No generan rentabilidad.

2. CUENTA DE AHORRO.

  • Son una herramienta para generar ahorro e ingresos pasivos mediante el cobro de intereses.
  • No es necesario domiciliar ingresos, cualquiera podría abrir una cuenta de ahorro.
  • No tienen liquidez inmediata. Suelen trabajar a medio y largo plazo.
  • No tienen productos asociados como las tarjetas y talonarios.
  • Los movimientos que puedes realizar con tu dinero suelen estar limitados. Normalmente no se pueden hacer transferencias (a otra cuenta propia sí) o pagos.
  • Pueden tener alguna comisión de apertura o retirada de fondos.
  • Generan rentabilidad, puedes ganar dinero con ellas.

Aquí tienes una infografía con todo resumido:

Cuenta corriente y de ahorro: las diferencias
Diferencias entre cuenta corriente y cuenta de ahorro

¿CÓMO PODEMOS UTILIZAR ESTAS CUENTAS?

Como dije al principio, hoy en día se hace casi indispensable el tener, al menos, una cuenta en el banco. Conociendo sus características, vamos a hacer un buen uso de las mismas. Incluso podemos tener sólo las que se ajusten a nuestras necesidades.

Tener una cuenta corriente es muy útil, pero esta característica se puede ver anulada si tiene aparejada comisiones. Hoy en día las cuentas que menos comisiones cobran (por no decir que no cobran) son las cuentas de la banca online.

En este tipo de banca las comisiones de mantenimiento, por transferencia, por tarjetas de débito o crédito prácticamente son inexistentes. Además puedes realizar tus operaciones con total libertad en cuanto al tiempo y al lugar en el que te encuentres.

Utiliza tu cuente corriente para domiciliar tus recibos recurrentes: suministros, impuestos, suscripciones, seguros anuales. Si lo haces no se te pasará el pago de ninguno de ellos.

Debes estar atento y tener dinero en tu cuenta para no caer en números rojos. Para ello hacer un presupuesto mensual es muy útil.

Considera este tipo de cuenta como la base de tus operaciones financieras.

Por otro lado las cuentas de ahorro también pueden serte muy útiles. Me explico: ya sabes que el ahorro forma parte de unas finanzas saneadas. Tener el dinero en un lugar diferente de la cuenta corriente es muy importante.

Piensa en la cuenta de ahorros como si fuera una hucha. Automatiza cada principio de mes la cantidad que destines al ahorro y envíala directamente a esta cuenta.

En tu cuenta de ahorros puedes tener ese dinero (fondo de emergencia) que no vas a necesitar inmediatamente, pero al que puedas acceder en días. Si lo haces, y dependiendo de los intereses que te paguen, podrás luchar contra la inflación. La gran enemiga de nuestros ahorros.

PARA FINALIZAR…

En todo caso, debes estudiar muy bien las comisiones o intereses que te ofrecen. Es fundamental, ya que en muchos casos las primeras son abusivas y los segundos demasiado bajos.

Revisa habitualmente tus cuentas y cerciórate de que todo lo que aparece reflejado sea correcto. Debes hacer una auditoría de las cuentas dependiendo de la cantidad de transacciones que realices, a más transacciones, más labor de vigilancia.

Espero que tener claras las diferencias entre una cuenta corriente y una de ahorro te ayude a organizar mejor tu dinero.

Un abrazo!

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad