Cosas Por Las Que Nunca Pagaré
Trucos y Estrategias para el Ahorro

Cosas Por Las Que Nunca Pagaré

Hay cosas y servicios que no podemos evitar pagar porque se tratan de necesidades. De ahí la importancia de saber diferenciar entre necesidad y deseo. Hasta que no me paré a analizar el por qué cada vez que tenía que gastar dinero, adquiría bienes y servicios de los que podía «pasar» sin problemas. Te voy a contar varias cosas por las que nunca pagaré.

¿Por qué es tan importante conocer tus necesidades?

Saber exactamente a dónde va nuestro dinero, es clave para tener nuestras finanzas en orden. Es una idea importante porque se trata del comienzo para identificar cuál es nuestro patrón de gasto.

Una vez que tenemos constancia de cómo gastamos, podremos clasificar estos gastos en necesidades o caprichos. Para ello debemos ser muy honestos con nosotros mismos ya que es una tarea importante para mejorar nuestras finanzas personales.

Hace algunos años no era capaz de hacer este ejercicio, ni me lo planteaba hasta que me di cuenta de que necesitaba hacer algo por gestionar eficientemente mis ingresos. Los problemas económicos acechaban mi seguridad y me negué a ser engullida por ellos.

Me planteé seriamente la diferencia entre necesidad y capricho y empecé a valorar las cosas de otra forma. Así identifiqué las cosas o servicios por las que nunca pagaré más.

¿El resultado? un mejor aprovechamiento de mis recursos y una capacidad de ahorro que jamás pensé iba a tener con el sueldo que tenía. Logré tener más paz conmigo misma, tranquilidad financiera y más ( y mejores) opciones en mi vida.

Definir tus necesidades

Al ser cada uno de nosotros diferentes y tener circunstancias variopintas, definir tus necesidades se convierte en algo muy personal. Todo reside en nosotros, recuerda que la publicidad intenta calmar problemas que no se pueden arreglar con las compras. Ten esto presente siempre.

En mi caso lo que necesito es muy elemental:

  • Tener un techo donde vivir.
  • Poder alimentarme.
  • Tener capacidad de hacer frente a imprevistos de la vida.
  • Poder viajar, al menos, una vez al año.

Como ves, nada del otro mundo, podrían ser las necesidades básicas de cualquiera…

Sé que es una forma muy estricta de elección, pero si tengo estas 4 necesidades cubiertas, me resulta mucho más fácil controlar mis gastos.

Tener un lugar para vivir, poder alimentarte, tener unos ahorros que te proporcionen cierto margen de actuación y hacer lo que te gusta ¿se puede pedir más?

Párate y haz tu propia reflexión, anótala si es preciso en tu cuaderno. Si eres sincero contigo mismo, te vas a sorprender del resultado.

Identifica tus deseos o caprichos

A partir de aquí, no veas lo fácil que es hacer una lista con las cosas que se convierten en innecesarias. Todo lo que se salga de tu lista anterior son probablemente el motivo por el que estás despilfarrando tu dinero. Así que pon atención.

Algunos de los caprichos o deseos que identifiqué en mi caso fueron:

  • Salidas continuas a comer o beber fuera.
  • Compra de ropa para cada ocasión de mi vida.
  • Delicatessen cada vez que iba al supermercado.
  • Gadgets novedosos y caros.
  • Compra de música.
  • Decoración del hogar.

Podría seguir y ser más específica pero se trata de que cada uno reconozca los suyos…

Estamos cada vez más estimulados por nuestro entorno y esto es agotador porque supone una «lucha continua» por superar todas las tentaciones que se nos presentan. Pero hay que ser fuertes y firmes si queremos ser nosotros los que controlemos nuestro dinero y no lo que nos rodea.

Te invito a que hagas el mismo ejercicio de antes y escribas todo lo que haces o tienes en tu vida que podrías prescindir sin mayores problemas o sustituirlas por otras opciones.

Ahora sí voy a contarte…

ALGUNAS COSAS POR LAS QUE NUNCA PAGARÉ

Te voy a dar una lista de cosas y servicios por los que me niego a pagar y los motivos. Cada vez que se me presenta la ocasión de gastar, recapacito y llego a la conclusión de si mi dinero va a cubrir una necesidad real o una necesidad creada por mi entorno. Como comenté antes, es un ejercicio continuo pero cada vez más fácil y rápido.

  1. Servicios extras en aerolíneas. Yo viajo siempre con la misma compañía aérea. Es barata, nunca he tenido problemas de pérdidas de equipaje o retrasos y tiene gran variedad de destinos desde mi punto de origen. Pero claro, lo que tienen este tipo de servicios es que tarde o temprano, para ser más rentables, empiezan a cobrarte por cosas inimaginables. Pues bien, cuando empezaron a cobrar dos servicios a parte del billete: asignación de asientos y la tarifa por equipaje de 10kg, primero me indigné y después me adapté.

Cuando digo me adapté no estoy diciendo que cedí, más bien lo contrario. No necesito ir al lado de mi acompañante durante el vuelo ( ya pasamos mucho tiempo juntos 😏) y tampoco necesito llevar mucha ropa cuando viajo, ya que me las apaño en el destino con la lavadora del alojamiento.

Lectura relacionada: CÓMO PRESUPUESTAR UN VIAJE DE FORMA ECONÓMICA.

2. Comida procesada. Este tipo de comida es cara, muy cara. El margen de beneficio bruto está entre el 60 y el 70%, según Camino Financial. Además nunca estaremos 100% seguros de lo que ingerimos. A mí no es que me encante la cocina, por suerte en casa tengo a alguien que sí, pero he aprendido a preparar un sinfín de platos.

Cosas por las que nunca pagaré
Imagen de RitaE en Pixabay

Comida india, americana, china, española, me atrevo con todo y siempre hago el cálculo de lo que hubiera gastado si esos mismos platos los hubiera consumido fuera o los hubiera comprado ya preparados. Ahorro mucho dinero con esto. Si crees que te falta el tiempo para cocinar tus propios platos, organízate.

3. Cosas o servicios por los que existen alternativas gratuitas. Sí, sé que la percepción es que cuando pagas por algo frente a su versión gratuita, la primera tiene que ser de mejor calidad. Pero no siempre se cumple esta premisa. Personalmente me molesta mucho pagar por algo que sé que puedo hacer o conseguir sin dejarme el dinero. Así que si existe la alternativa menos costosa o gratis, la evalúo y me la quedo.

¿Carretera o autopista de pago? Carretera, las vistas son mejores, ¿aprender idiomas en una academia o a través de intercambios? ¡Los intercambios de idiomas son super enriquecedores!, ¿pagar por un curso de nutrición o investigar y crearte tu propio plan de comidas? Ya supondrás mi respuesta…

4. Intereses de las tarjetas de crédito. Tengo este tipo de tarjeta pero siempre con el pago programado a final del mes de la compra. Para no necesitarlas, me he hecho con un fondo de emergencia que me ayuda a enfrentar los gastos extraordinarios que pudieran surgir.

¿Sabes que un préstamo personal tiene menos intereses que una tarjeta de crédito? A veces, y si realmente es necesario, conviene más pedir un préstamo a tu banco que utilizar la tarjeta de crédito.

Lectura relacionada: USO RESPONSABLE DE UNA TARJETA DE CRÉDITO, DIFERENCIAS ENTRE UNA TARJETA DE DÉBITO Y UNA DE CRÉDITO.

5. Suscripciones a revistas o planes musicales. De verdad, no sé como la gente se sigue suscribiendo a este tipo de servicios con la gran oferta gratuita que se puede encontrar hoy en día. Si tú tienes la explicación déjamela en los comentarios, por favor.

Actualmente se puede leer y escuchar cualquier canción sin pagar un euro. Canales para escuchar audiolibros, listas de reproducción musicales, información útil sobre cualquier hobby que te puedas imaginar… ¿Por qué pagar por ello?

5. Decoración navideña. Esto es muy específico, pero ¿te has dado cuenta de lo caro que es este tipo de decoración? Me encanta respirar el ambiente navideño en mi hogar, pero me niego a gastar ingentes cantidades de dinero en ello. Hace años empecé a crear mi propios adornos y el resultado fue espectacular: originalidad, calidad, poco gasto y entretenimiento en los días fríos de invierno… eso es lo que conseguí a cambio de no comprar decoración navideña.

6. Una bicicleta nueva. Mi medio de transporte principal es la bicicleta, la uso a diario y la tengo que dejar aparcada en la calle. Jamás en la vida se me ocurriría comprar una de primera mano. La razón principal es que llamaría demasiado la atención y podría ser presa fácil de algún ladrón. Otro motivo es el precio, que suele ser de dos a tres veces más que el de una bicicleta de ocasión. Tengo una BH Gacela que va como la seda, super ligera y con una estética muy de los 80, me costó 75 € y mirando por internet te la compran por 160! Si es que encima resulta ser una buena inversión!🤗

7. Productos de belleza. Aquí incluyo maquillaje y cremas. Nunca he utilizado maquillaje, nunca he sabido cómo maquillarme y la verdad es que me veo mejor sin él. Tengo planeado en un futuro ni siquiera teñirme el pelo cuando las canas aparezcan, me niego a ser esclava de estas cosas… Siempre he tenido la necesidad de aprender y eso me llevó en su día a hacer mis propias cremas y jabones. Ahorro dinero y consigo un producto 100% natural.

¡Puedes ver estas dos recetas si quieres intentarlo! : CREMA FACIAL DE ACEITE DE OLIVA y CREMA CORPORAL DE ACEITE DE COCO.

CONCLUSIÓN FINAL

El hecho de no comprar estas cosas me permite ahorrar bastante dinero para hacer otras cosas, como viajar o invertir. Te aconsejo que busques las cosas que podrías ahorrarte y que actualmente compras, haz números y piensa en lo que podrías hacer con ese dinero.

El tema está en gestionar mucho mejor nuestros recursos para no sentirnos engullidos por el consumismo, nuestros trabajos o nuestro entorno en general. Tener una vida más consciente ayuda una barbaridad, te lo digo por experiencia propia, por ello hay cosas (que tengo muy claro) por las que nunca pagaré.

Un abrazo!

2 Comentarios

  • Lourdes

    Como todas las semanas , son muy interesantes las reflexiones que planteas. Yo creo que no pagaría nunca, por supuesto, por la comida procesada ni por los intereses de una tarjeta de crédito, como tú. Tampoco pagaría por cambiar la decoración de mi casa cada dos por tres, he intentado decorar mi casa con cortinas, muebles y adornos clásicos (al menos a mi gusto) y duraderos,al igual que el color de la pintura de las paredes. Seguiré pensando en el tema, al menos me has hecho reflexionar. Gracias. Un saludo

    • TusFinanzasFáciles

      Hola Lourdes! Gracias por tu opinión y por trasladarnos tus costumbres de gastos. ¿Sabes un truco para cambiar la apariencia de tu casa cuando te sientes cansado de ver siempre lo mismo? Decoración con plantas o cambiar de lugar los muebles… mucho más económico que comprar y desechar cada cierto tiempo. Los colores neutros dan mucho juego también. Un abrazo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad