Análisis los seguros como inversión
El Mundo de las Inversiones

Análisis: Los Seguros como Inversión

Cada vez que tenemos que pagar un Seguro, nos quejamos, pero… ¿te has parado a pensar alguna vez si merece la pena asegurar las cosas, situaciones o personas a las que quieres? Hagamos un Análisis de los Seguros como Inversión

Hasta hace relativamente poco, a mí me ocurría esto. Siempre he percibido los Seguros como un gasto a fondo perdido, un dinero que debía gastar por imperativo legal y que no me reportaba algún tipo de beneficio. Cada año me repetía la misma pregunta: los Seguros ¿son rentables tenerlos?

Los Seguros son un gasto que la mayoría vemos como un peso del que no nos podemos deshacer y generalmente nos transmiten una sensación negativa porque te hacen pensar en lo «malo» que te puede ocurrir y en el dinero que te gastas y que no vas a recuperar.

Pensando en todo ello, quise encontrar toda la información posible acerca de los beneficios que le podría sacar a este tipo de producto. Voy a explicarte todo lo que encontré y es importante conocer.

¿ QUÉ ES UN SEGURO?

Un Seguro es un contrato según el cual una Compañía de Seguros (asegurador) se compromete, previo pago de una prima (precio), a cubrir económicamente un posible daño o perjuicio que sufra el asegurado (cliente).

Los orígenes de los Seguros se remontan a las antiguas Civilizaciones como los Babilonios y los Hindúes y eran utilizados sobretodo entre banqueros y los dueños de barcos, para asegurar las cargas. El primer Seguro de Incendios se remonta a 4000 años atrás en Asiria (Mesopotamia).Se sabe que incluso los Romanos contrataban Seguros de Vida. Por lo tanto, ya en tiempos lejanos, vemos cómo las clases pudientes invertían ciertas cantidades para asegurar el cobro de sus inversiones, sus propiedades o vidas.

TIPOS DE SEGUROS

Todo en esta vida se puede asegurar: propiedades inmobiliarias, la pérdida de empleo, inversiones financieras, la condición física, etc. Vamos a ver los más comunes:

  • SEGUROS PERSONALES:

1. Seguros de Vida: garantizan una seguridad económica en caso de fallecimiento o incluso invalidez absoluta o permanente.

2. Seguros de Accidente: se asegura la circunstancia de un posible accidente, ya sea la lesión, incapacidad o muerte.

3. Seguros de Salud: ofrecen una cobertura sanitaria y, en su caso, reembolso de gastos sanitarios.

4. Seguros de Dependencia: en el caso de que el asegurado tenga algún tipo de limitación física o mental, estará cubierta su asistencia.

  • SEGUROS DE DAÑOS O PATRIMONIALES:

1. Seguros de automóvil: cubren los riesgos por accidente al conducir aunque también pueden incluir coberturas por robo, incendio, rotura de cristales… Son obligatorios por ley.

2. Seguros multirriesgo: suelen abarcar diferentes tipos de riesgos en una misma póliza.

3. Seguros de robo: ante un posible caso de robo o sustracción, los asegurados están cubiertos.

4. Seguros de Incendios: Si se produce un incendio, el objeto asegurado queda cubierto.

5. Seguro de Responsabilidad Civil: cubren los daños que podamos ocasionar a un tercero cuando exista una responsabilidad civil por parte del asegurado.

6. Seguro de comercio: aseguran los daños materiales que pueda sufrir un negocio: incendio, actos de vandalismo, recomposición estética del continente…

  • SEGUROS DE SERVICIOS:

1. Seguros de decesos: se cubren los gastos de funeral y las gestiones a realizar en el momento del fallecimiento.

2. Asistencia en Viaje: las circunstancias que se puedan producir durante un viaje y que sean objeto del seguro estarán cubiertas.

¿CÓMO SABER SI NECESITO UN SEGURO?

En algunos casos nos vemos obligados por ley a tener contratado un Seguro, como por ejemplo, si tenemos un automóvil o un negocio. En otros casos los podemos contratar voluntariamente para asegurar, en general, cualquier cosa o circunstancia.

Lo primero que deberíamos hacer es averiguar cuáles son los riesgos a cubrir y cuánto nos costaría hacer frente a esos riesgos si no estuviesen asegurados.

Si quieres irte de viaje, no tienes la obligación de hacer un Seguro, pero si te cancelan o retrasan un vuelo, te pierden las maletas o te pones enfermo en destino, te están ocasionando un daño que es perceptible de asegurar. Si lo haces, económicamente estarás cubierto y te facilitarán ciertas comodidades que si no, te costarían un ojo de la cara. Depende de ti.

Lo mismo pasa con el Seguro de decesos o los Seguros de Salud.

¿CÓMO CONTRATAR UN SEGURO?

Existen hoy en día los comparadores de Seguros. Con ellos e introduciendo los datos relevantes para la contratación, puedes tener una idea de las coberturas y precios. También puedes contratar los servicios de un corredor o experto en seguros que te puede orientar de forma más personalizada.

Es muy importante que te leas las condiciones de la póliza, en algunos casos puede ser tedioso pero es imprescindible estar bien informados de las coberturas para no llevarnos sorpresas.

Una vez tengas más o menos decidido con qué compañía de Seguros quieres contratar, llamas o te llaman, te enviarán el contrato y te solicitarán el medio del pago. Recuerda que siempre tienes el Derecho de Desistimiento por un plazo preestablecido (normalmente hablamos de 14 días) para dejar sin efecto el contrato notificándolo a la otra parte y sin necesidad de dar justificación alguna. Esto sólo en el caso de que te arrepientas en el último momento.

ANÁLISIS: LOS SEGUROS COMO INVERSIÓN

¿Cómo podríamos sacarle partido a los seguros? Lo primero es tener muy claras las coberturas y eliminar las duplicidades. Por ejemplo, si tienes un seguro de Vida y otro de Decesos, el de Vida normalmente ya te cubre los gastos derivados del fallecimiento. ¿Para qué pagar dos seguros?

Por otro lado, imagínate que a pesar de estar trabajando, no te llega para acumular unos ahorros para dejarles a tus hijos. Si pagas una prima por un seguro de vida que cubra una cierta cantidad de dinero para que ellos puedan salir adelante sin que tú estés o sin depender de tu trabajo, tienes esa tranquilidad de no dejarlos desatendidos. Si no puedes apartar mensualmente de tu sueldo para crear un fondo de ahorro, al menos puedes dedicar una cuota anual a esta opción. Míralo como una inversión, inviertes una cantidad anual y a cambio recibirán una cantidad de dinero, normalmente muy superior a lo que has pagado a lo largo de los años y a lo que tú podrías haber ahorrado.

EJEMPLO PRÁCTICO: Mencía tiene 36 años, un sueldo de 1200€ al mes y, aunque controla bien sus finanzas y puede llegar a ahorrar el 10% de su sueldo, quiere tener la tranquilidad de poder dejarle a su hijo una cierta seguridad económica en el caso que de que le pase algo. Decide informarse sobre los seguros de vida y decide contratar una póliza que le cuesta 300€ mensuales pero que le cubre una cantidad de 100.000€ en el caso de incapacidad o fallecimiento. Si Mencía hace los cálculos en 40 años pagará alrededor de los 12.000€ pero el pago del Seguro a su hijo sería de 100.000, por lo que ganaría unos 88.0000€. Además mensualmente le supondría un esfuerzo de 25€, algo fácilmente de asumir teniendo en cuenta la tranquilidad que le aportaría tal decisión.

En general las coberturas que tienen los seguros merecen la pena el pago de una cuota. Los riesgos a cubrir suelen ser bastante elevados y si tuvieses que hacer frente a ellos con tus ahorros, en la mayoría de los casos, te quedarías sin ellos y en una situación muy difícil. O simplemente no podrías asumir la situación.

CONCLUSIÓN:

  • Debes tener claro cuál es el riesgo a cubrir y estudiar las diferentes ofertas del mercado, ya sea a través de buscadores o corredurías de seguros.
  • Lee muy bien las coberturas que te ofrecen, no vayas a ciegas.
  • Calcula si el pago de la cuota entra dentro de tu presupuesto mensual.
  • Vive tranquil@.

Espero haberte orientado sobre los Seguros, no los veas como algo negativo sino como una oportunidad de resolver situaciones adversas. La previsión es muy importante en las Finanzas.

Y hablando de previsión te pueden interesar los siguientes artículos:

Te animo a suscribirte a mi Newsletter para recibir las últimas noticias y tener acceso a los recursos gratuitos que te ayudarán a manejar fácilmente tus Finanzas Personales.

Un abrazo!

Fuente consultada:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ver más

  • Responsable: Cristina Molina.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad